SOLLER

La Torre Picada, es una torre de vigilancia desde la cual se divisa toda la bahía. Fue construida en el siglo XVI para defenderse de piratas y corsarios. El antiguo oratorio dedicado a Santa Catalina ha sido reconvertido en el Museo del Mar.

La Sierra de Tramuntana es el conjunto montañoso más grande de Mallorca, de gran valor ecológico y cultural, razones por las que la UNESCO la nombró Patrimonio Cultural en 2011.

Tiene unos 90 km de largo, desde cabo de Formentor en Pollença hasta cabo de Sa Mola en Andratx, con varias elevaciones sobre los 1000 metros, donde en invierno nieva. La variedad climática es por ello muy grande.
El legado cultural no es menos variado, ya que las diferentes culturas, árabe, romana, han
modificado el paisaje, con canalizaciones de agua que todavía hoy están en funcionamiento, molinos de viento, cultivos en terrazas, de olivos y vides que llevan miles de años siendo parte de la cultura mallorquina.

Esta mezcla de culturas y civilizaciones ha dado lugar a una cultura autóctona de gran valor, que perdura en los topónimos, glosas y leyendas y se plasma cotidianamente en la artesanía, la gastronomía, la vestimenta y el lenguaje.

EL TREN DE SÓLLER

Un viaje a través del tiempo

Con casi un siglo de vida, el tren de Sóller sigue manteniendo todo el encanto del pasado. Desde 1912, este ferrocarril, une las ciudades de Palma y Sóller en un entrañable viaje a través de montañas y valles, conservando todo su carácter nostálgico y original. Un año después, fue inaugurado el viejo tranvía de madera que todavía hoy, conecta Sóller con su puerto en un delicioso trayecto entre huertos de naranjos.

Los tradicionales vagones de madera, evocadores de un tiempo pasado, transportarán al viajero, durante 27 Km., por paisajes y lugares de cautivadora belleza, que sólo desde el tren son alcanzables.

Utilizado hasta los años setenta para el transporte de mercancías y viajeros, el tren precisó tracción a vapor hasta 1929, fecha en que fue sustituida por la energía eléctrica. Actualmente, sólo se utiliza para el transporte de viajeros.

Un recorrido inolvidable que no debería perderse. Una vez en Sóller, le recomendamos el traslado en tranvía hasta su puerto.

Los tradicionales vagones de madera, evocadores de un tiempo pasado, transportarán al viajero, durante 27 Km., por paisajes y lugares de cautivadora belleza, que sólo desde el tren son alcanzables.

Utilizado hasta los años setenta para el transporte de mercancías y viajeros, el tren precisó tracción a vapor hasta 1929, fecha en que fue sustituida por la energía eléctrica. Actualmente, sólo se utiliza para el transporte de viajeros.

Un recorrido inolvidable que no debería perderse. Una vez en Sóller, le recomendamos el traslado en tranvía hasta su puerto.

Sóller y su entorno

Sóller es un hermoso pueblo de la Costa Noroeste de la isla de Mallorca. Está situado a unos 3 kilómetros de su puerto, el Puerto de Sóller. El pueblo surge sobre un fértil valle rodeado de montañas. Sóller reparte su valle entre el pueblo de Fornalutx y la aldea de Biniaraix, cuya población total asciende a unas 13000 personas.

El valle de Sóller y el Puerto se encuentran a media hora del aeropuerto de Palma de Mallorca y gozan de muy buenas comunicaciones, con su propio ferrocarril, el tranvía y servicio de autocares de línea. El valle y las montañas que lo rodean, “la Serra de Tramuntana”, son el destino preferido de habitantes de todo el mundo, especialmente aquellos aficionados al excursionismo, a la naturaleza, a la cultura, a los deportes acuáticos, a la gastronomía o simplemente al descanso, lejos del trajín turístico de otros lugares quizá más conocidos.

Sóller

Con sus 13.000 habitantes, Sóller es el centro comercial y cultural de la Sierra de Tramuntana, así como punto de salida de diversas rutas de senderismo por la montaña, la costa y el bello “valle de los naranjos”. La plaza central con la imponente iglesia, árboles, cafés al aire libre y las montañas de fondo es de las más bellas de la isla. Rodeada de estrechas calles con numerosas tiendas, casas tradicionales y la antigua estación de trenes es el principal punto de encuentro de residentes y turistas, sobre todo los días de mercado. Después, se puede seguir al Puerto de Sóller, usando el antiguo tranvía, para bañarse o coger el barco al Torrent de Pareis.

Puerto de Sóller

Poco a poco, el Puerto de Sóller (Port de Sóller) se ha convertido en uno de los lugares vacacionales de moda de la isla: el pintoresco puerto casi redondo, dos bellas playas, una atractiva zona comercial y paseo marítimo y múltiples senderos por la costa y el valle atraen sobre todo al turista deseoso de vivir una experiencia única.

El mejor lugar para apreciar todo su encanto es desde el faro o el Mirador de Santa Catalina en lo alto de la costa. Sobre todo a la hora de la puesta del sol no hay lugar más romántico. Desde ambos miradores se tiene una magnífica vista del puerto y de los mini-cruceros que salen varias veces al día al Torrent de Pareis.

Resulta fácil imaginarse lo difícil que antiguamente era acceder al valle y la importancia que tenía el comercio marítimo con Francia para la supervivencia del pueblo. El antiguo tranvía conecta el puerto con el pueblo de Sóller a unos kilómetros de distancia hacia el interior; ideal para combinar sol & playa con cultura, compras, una visita al mercado semanal, una excursión en tren hasta Palma o simplemente disfrutar de la tranquilidad de un entorno único.

Biniaraix y Fornalutx

Fornalutx está situado en el centro de la Sierra de Tramuntana, que recorre la isla de Mallorca y dibuja un profundo valle que partiendo del Puig Mayor se dirige a Sóller.

Fornalutx “Fornalucem” deriva de “Fornel”, yunque o herrería con el sufijo –utx, topónimo mozárabe del sufijo románico “uem”.

El origen de Fornalutx o “Fornalugi” forma en la que se escribe en los documentos antiguos, tiene su inicio en el mismo momento de la Conquista, siendo en la antigüedad una aldea mora, dato que podemos deducir por el trazado de sus primitivas calles.

La historia de Fornalutx siempre ha estado ligada a la de la vecina ciudad de Sóller. Las dos formaron un único término municipal hasta el año 1813 y en el año 1837 se reconocieron sus derechos constitucionales como municipio independiente.

Fornalutx puede considerarse como un conjunto de interés indiscutible tanto paisajístico como arquitectónico, así como de su entorno.

La estructura de la población se caracteriza en los últimos años por el aumento de población principalmente de origen extranjero, consecuencia directa del atractivo turístico de la villa.

Llucalcari

Llucalcari es una pequeña aldea situada a 3 km de Deià yendo hacia Sóller, también conocido con el nombre de Es Carrer. Situado en la pendiente de una montaña sobre el mar, acoge a una veintena de casas y es una de las imágenes más idílicas de Mallorca. Tiene un pequeño oratorio con un interior muy sencillo, fechado en el año 1600. Algunas de las casas más grandes presentan antiguas torres de defensa. Siguiendo una escalera de piedra que baja hasta el mar dentro de un pinar, se llega a una pequeña cala de cantos rodados, llamada es Canyaret, con una fuente de agua dulce donde algunas personas se cubren el cuerpo de fango, buscando unas supuestas propiedades terapéuticas.

FUENTES: http://www.visitsoller.com